Tratamientos

Medicina Estética

Masaje Reductor

El masaje reductivo se utiliza como método para combatir y eliminar la acumulación de grasa de una zona localizada del cuerpo, como glúteos o abdomen. Además, favorece la expulsión de toxinas, beneficia el flujo sanguíneo y mejora el sistema digesitvo, entre otras ventajas.

Volver a los tratamientos

Artículo de interés

Adiós grasas y toxinas

El objetivo principal del masaje reductor es reducir la acumulación de grasa en zonas específicas de nuestro cuerpo, como glúteos, abdomen, caderas, cintura o piernas. El proceso de reducción se produce porque se liberan ácidos grasos y toxinas acumuladas en la zona tratada, facilitando así su eliminación.

Para conseguir resultados, el masaje reductor debe realizarse con una presión fuerte y una velocidad más rápida que en el masaje relajante.

Beneficios del masaje reductor
Con el masaje reductor conseguimos una reducción de volumen. Pero no solo es cuestión de estética, los beneficios más importantes que nos aporta el masaje reductor tienen que ver con salud:
  • Reduces la grasa de zonas concretas del cuerpo
  • Estilizas tu figura y eliminas celulitis
  • Favoreces el flujo sanguíneo
  • Eliminas toxinas
  • Mejoras el sistema digestivo
  • Reafirmas los músculos, tonifica y combate la flacidez
La combinación perfecta: masaje, dieta saludable y ejercicio físico

Con el masaje reductor puedes reducir entre 5 y 10 cm el volumen de la zona trabajada y estilizar la figura, pero no es la solución definitiva. Si tu objetivo es perder peso que te sobra, mejorar tu salud en general y estar en forma, deberás complementar estos masajes reductores con una dieta saludable y ejercicio físico diario.

¿Las mujeres embarazadas pueden recibir masajes?

El masaje reductor está contraindicado para mujeres embarazadas. En cambio, superado el primer trimestre de gestación, es recomendable que reciban masajes de tipo relajante o bien drenaje linfático, que les ayudará a combatir las típicas dolencias:

  • Dolores de espalda (especialmente de lumbares).
  • Ciática.
  • Retención de líquidos (hinchazón de piernas, pies y tobillos).
  • Problemas circulatorios.

La Veró © Todos los derechos reservados 2023