Tratamientos

Medicina Estética

Masajes Faciales

Al presionar en distintos puntos de nuestro rostro, conseguimos estimular sus músculos, liberando tensiones y mejorando la circulación de los tejidos. De esta forma, podemos llegar a reactivar la producción de colágeno, lo que obviamente, tendrá un efecto de rejuvenecimiento en nuestro rostro y de relajación en nuestro cuerpo.

Volver a los tratamientos

Artículo de interés

Los masajes en el rostroayudan a promover una piel sana mientras relaja los músculos faciales. Tiene un efecto relajante y rejuvenecedor, ayudándote a verte y sentirte mejor. La técnica consiste en estimular mediante puntos de presión en la cara y cuello.

Lo primero: ¿qué son los masajes faciales? En pocas palabras, son semejantes a los masajes corporales, pero solo para tu cara, y aplicando menor presión en los movimientos. La técnica de masaje facial más común es usar las manos para realizar movimientos semejantes a caricias, pequeños toques y pellizcos, o amasar con suavidad y profundidad, en áreas de la cara propensas a hinchazón, arrugas o tensión.

Los objetivos de los masajes faciales son despertar la piel de la cara, drenar la tensión y el líquido de la cara para ralentizar el proceso de envejecimiento y promover una piel más saludable. 

Son una opción muy popular para conseguir una sensación de relajación y frescura en la cara, lo que puede ayudarte a disminuir la inflamación. Con ellos, además, estimulas la circulación sanguínea de todo tu rostro y cuello, mejorando el flujo de oxígeno de la piel, estimulando la producción de colágeno de la misma, y por lo tanto, consiguiendo resultados antiedad a través del masaje.

Beneficios
  1. Tonifica los músculos faciales y alivia la tensión. La mayoría de la gente tiende a acumular mucha tensión en su rostro. Cuando nos sentimos estresados, cansados ​​o concentrados, tensamos la frente y el área de los ojos, lo que provoca arrugas con el tiempo. Utilizamos movimientos de elevación, especialmente a lo largo del cuello y el área de la mandíbula, para mantener la piel tensa y con vitalidad.
  1. Libera toxinas. El uso de muchos productos de belleza, factores ambientales y el ajetreo y el bullicio de la vida cotidiana puede hacer que las toxinas se acumulen en nuestra piel, contribuyendo a las líneas finas, hinchazón y brotes de acné . Los masajes faciales aumentan el flujo sanguíneo, activan el drenaje linfático de la cara para eliminar los desechos y las toxinas y mantener la piel fresca y limpia, tanto por dentro como por fuera.
  1. Estimula la circulación. El propio movimiento de un masaje facial envía una oleada de sangre y oxígeno a tu piel. Este aumento de flujo desinfla la hinchazón (especialmente en el área debajo de los ojos), ilumina el tono de la piel y ayuda a desintoxicarla). Más oxígeno enviado a la piel equivale a una mayor producción de colágeno y crecimiento celular, lo que resulta en una tez suave y radiante. 
  1. Mejora la absorción del producto. Masajear tu rostro con los dedos hacia arriba y realizar movimientos de elevación es una manera maravillosa de ayudar a que tus productos favoritos, como la crema hidratante y el suero, se absorban mejor en tu piel. Además, es también una manera de hacer que su rutina diaria de cuidado de la piel se sienta aún más como un momento relajante y de auténtico cuidado personal.
  1. Relajación. Dejando a un lado los beneficios del cuidado de la piel, los masajes faciales son tan buenos para aliviar la tensión muscular como para calmar la tensión emocional. Te ayudan a sentirte más relajada y cómoda.

La Veró © Todos los derechos reservados 2023