Tratamientos

Medicina Estética

Ultrasonido

La acción antiinflamatoria y activadora de células del ultrasonido ayuda a la revitalización de la piel y de todo el organismo logrando una mejor imagen. Las múltiples aplicaciones, beneficios y los resultados positivos en todos los campos de esta técnica, la convierte en una alternativa válida a la cirugía estética.

Volver a los tratamientos

Artículo de interés

¿Qué es el Ultrasonido?

El Ultrasonido es un método no invasivo e indoloro que rompe las células grasas mediante ondas sonoras de alta frecuencia. La emisión de estas ondas sonoras rompe el adipocito y promueve la liberación y eliminación de su contenido.

Se aplican mediante un cabezal de pequeño diámetro que se traslada lentamente de forma circular sobre la zona a tratar. Es similar a la cavitación o ultracavitación, que también funciona mediante ondas pero de baja frecuencia.

¿Para qué sirve el Ultrasonido?

En medicina estética los ultrasonidos sirven para combatir la celulitis más dura y la grasa localizada, las estrías, cicatrices, el acné y las varices. Además mejora el drenaje linfático, ayudando a eliminar líquidos, así como la circulación sanguínea.

Su aplicación se centra en la zona de flancos, piernas, abdomen, glúteos y también en el rostro (papada, cuello). Es recomendable un mínimo de 3 sesiones para comenzar a ver resultados.

Ultrasonido Facial

En el rostro también funciona, solo que la intensidad es algo menor. En lugar de potenciar la disminución de varios centímetros de tejido, la idea es estimular las fibras de colágeno y tensar las zonas donde existe flacidez.

Hay que ser consciente que esto no es un lifting con cirugía ni tiene el mismo efecto que los radiofrecuencias, así que el estiramiento de la piel será poco a poco y desde dentro. A medida que los impulsos ultrasónicos estimulan los tejidos dérmicos estos irán renovándose y fortaleciéndose hasta llegar a un punto en el que el aspecto ha recuperado varios años.

Además, este tratamiento funciona también con la piel del escote. Puede eliminar las pequeñas arrugas que aparecen y dar un aspecto de piel más tersa y juvenil.

Beneficios:
– Tensa la piel del mentón
– Produce una elevación de las cejas
– Es capaz de minimizar bolsas en los ojos.

 

Diferencias entre la Cavitación y los Ultrasonidos

Para eliminar esos líquidos grasos del cuerpo, la cavitación y los ultrasonidos utilizan dos formas o procedimientos diferentes que determinan sus posibilidades.

Sin embargo, lo primero que es necesario aclarar es que la cavitación se basa en ultrasonidos, lo que puede llevar a confusiones en las diferencias de estas dos técnicas.

Por ello es importante explicar que los ultrasonidos específicamente cavitales (en el caso de la cavitación) son ondas ultrasónicas que van aumentando su potencia progresivamente para descender de forma drástica al final del proceso y provocar la “fractura” de ciertas membranas que contienen líquidos grasos. Tras ello, es necesario el drenaje correcto del cuerpo para que se elimine todas esas células grasas que se han abierto. Por tanto, la cavitación busca la implosión del adipocito que es lo que realmente contiene aquello que el paciente quiere eliminar de su organismo.

Por su parte, el ultrasonido hace perder ese líquido a través de la vibración mecánica sostenida permitiendo el intercambio de fluidos. Se distribuye la energía de forma uniforme lo que reduce sustancialmente la celulitis y otras acumulaciones grasas.

 

El ultrasonido utiliza frecuencias muy altas para lo anterior, mientras que la cavitación utiliza ondas de baja frecuencia. En concreto, hablamos de kilohercios en cavitación y megahercios en ultrasonidos. Ninguno de los dos tipos de frecuencias son demasiado perceptibles, pero por motivos diferentes.

La diferencia esencial es que el tipo de ondas determina la profundidad del tratamiento aplicado. Las ondas de la cavitación son más amplias y penetran mejor en las capas profundas de nuestra piel, mientras que las ondas de ultrasonido, con una frecuencia mayor, son más cortas y trabajan a un nivel más superficial.

Otros artículos de interés

La Veró © Todos los derechos reservados 2023