Clínica La Veró

Más y mejor vida,
a tu alcance

Desde 2012, cada paciente pasa por una experiencia de salud única en Paraguay. En Clínica La Veró realizamos una evaluación inicial, evolutiva y final de carácter individual, aplicamos protocolos de investigación en ciencias básicas, biología, química, bioestadística, física cuántica y farmacología, además de desarrollar investigación en inmunología molecular y general.

Video tour


El conocimiento es el camino al éxito

Sepa más sobre nuestra filosofía
Medicina Integrativa



  • Nuestros inicios
  • La Medicina Integrativa
  • ¿Por qué la medicina integrativa es diferente?
  • Principios de la Medicina Integrativa
  • Equilibrar el organismo
  • El sistema inmune: eje central de la Medicina Integrativa
  • La nutrición del organismo
Nuestros inicios

Vero S.A. existe desde el año 1995 ofreciendo medicina prepaga mediante un sistema de capitalización único en el sector de la salud en nuestro país. Clínica La Veró brinda servicios desde el año 2012 en medicina integrativa y terapia celular (células madre).

En el año 2000, Aurelio Espínola Caballero, destacado neurocirujano y científico paraguayo, se sentía agotado a una temprana edad. Siendo un especialista en el sistema nervioso, y luego de haberse sometido a todas las pruebas diagnósticas y funcionales más avanzadas, no encontraba la causa de su pérdida de bienestar y no tenía respuestas para explicar su estado de salud.

Se vio obligado a buscar el origen de sus problemas cambiando su manera de observar científicamente. Aprendió a mirar la vida en su conjunto, y descubrió que el ambiente antecede a la vida y que todo ser vivo tiene en sus cromosomas y en su ADN su programa vital, el cual crece y se desarrolla en ambientes externos e internos propicios, o simplemente muta y se autodestruye en su conjunto.

El Dr. Espínola, además tuvo un despertar consciente al respecto de que somos pequeños microcosmos interconectados a través de energías biológicas y no biológicas. Encontró pruebas científicas de que nuestras emociones y pensamientos impactan todo el tiempo sobre nuestro ser y nuestro entorno ambiental.

Volvió a estudiar la composición material del ente humano, que posee 60 elementos, de los cuales 6 son de mayores proporciones y los restantes son oligoelementos.

Luego de años de investigación y formación de un equipo humano de altísimo nivel, conjugando conceptos, métodos, técnicas, diagnósticos y tratamientos de comparada y comprobada efectividad, desarrolló el modelo de Medicina Integrativa que hoy practica la Clínica La Veró.

En Clínica La Veró, nuestro foco de investigación es el ambiente, tanto interno como el externo natural. Nos ocupamos de regenerar la salud integral de las personas mediante el fortalecimiento del sistema inmune, el mejoramiento de los hábitos nutricionales, respiratorios, la hidratación del organismo humano, y el equilibrio de las emociones y el espíritu.

Actualmente, integramos una gran variedad de métodos científicos de avanzada tecnología para diagnosticar y tratar todas las patologías, previniendo y curando enfermedades degenerativas benignas y malignas, con un resultado de hasta 87% de efectividad.

Uno de los grandes factores de éxito de la Medicina Integrativa practicada en Clínica La Veró radica en el fuerte involucramiento de cada cliente en un cambio de hábito consciente al respecto del restablecimiento y mantenimiento de un estado de salud y bienestar plenos.

En Clínica La Veró sabemos que la búsqueda de la salud integral de la humanidad es un camino en proceso y es por eso que seguimos investigando protocolos, soluciones, técnicas y tratamientos en varias ramas de la ciencia médica occidental, así como en los valiosos conocimientos de, por ejemplo, la medicina celular.

Nuestro objetivo apunta siempre a construir una vida integralmente más longeva y de mayor calidad para los individuos.

Estamos orgullosos de que Clínica La Veró, ubicada en Paraguay, corazón de América Latina, hoy sea el destino elegido por ciudadanos de todo el mundo para cuidar su bien más preciado: su salud.

La Medicina Integrativa

Desde sus orígenes, el ser humano ha tratado de explicarse la realidad y los acontecimientos trascendentales que en ella tienen lugar como la vida, la muerte o la enfermedad.

El concepto de salud y enfermedad y el enfoque diagnóstico, terapéutico y ético de la medicina ha sufrido notables cambios en el transcurso de la historia. No es igual el pensamiento médico actual que el de hace tres mil años, ni siquiera es igual en todas las actuales culturas.

Las primeras civilizaciones y culturas humanas basaron su práctica médica en dos pilares aparentemente opuestos: un empirismo primitivo y de carácter pragmático (aplicado fundamentalmente al uso de hierbas o remedios obtenidos de la naturaleza) y una medicina mágico-religiosa, que recurrió a los dioses para intentar comprender lo inexplicable.

En el año 500 a. C., se dio inicio a una etapa basada en la tekhné (técnica), definida por la convicción de que la enfermedad se originaba por una serie de fenómenos naturales susceptibles de ser modificados o revertidos. Ese fue el germen de la medicina moderna, aunque a lo largo de los siguientes dos milenios surgieron otras muchas corrientes y se incorporaron modelos médicos procedentes de otras culturas con una larga tradición médica, como la China, que trabajaba con un enfoque de enfermedad-emociones y el flujo de la energía en cada cliente.

El griego Hipócrates alrededor del año 400 a. C., el padre de la medicina, sostenía que “que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina” y que “las fuerzas naturales que se encuentran dentro de nosotros son las que verdaderamente curan las enfermedades”.

La medicina del siglo XX, impulsada por el desarrollo científico y técnico, se fue consolidando como una disciplina más resolutiva, aunque sin dejar de ser el fruto sinérgico de las prácticas médicas experimentadas hasta ese momento: la medicina científica, basada en la evidencia, se apoya en un paradigma fundamentalmente biologicista, pero admite y propone un modelo de salud-enfermedad determinado por factores biológicos, psicológicos y socioculturales.

En el siglo XXI, la Medicina Integrativa, uniendo varias técnicas médicas, engloba la medicina natural milenaria de varias culturas y la medicina convencional industrializada, utilizando métodos de comparada y comprobada efectividad, tanto para el diagnóstico como para el tratamiento de los clientes.

Esta simbiosis permite a La Veró poner a disposición del cliente todos los instrumentos posibles para su diagnóstico y curación, atendiendo los aspectos globales del individuo; fisiológicos, psicológicos, nutricionales y sociales.

¿Por qué la medicina integrativa es diferente?

Se trata de una medicina orientada al mantenimiento de la salud, lo que supone un análisis global de las causas que originan una determinada patología y la búsqueda del equilibrio del organismo. La Medicina Integrativa se ocupa del equilibrio psicológico, físico, emocional y espiritual del individuo para proporcionarle salud.

Este nuevo modelo de asistencia sanitaria utilizado por La Veró brinda la posibilidad de reducir la medicación tradicional (antiinflamatorios, ansiolíticos) al incorporar, por ejemplo, suplementación orto molecular que permite utilizar principios activos naturales a concentraciones terapéuticas.

Dentro de la Medicina Integrativa, el 30% del acto de curarse depende del cliente. La fuerza de voluntad es el motor de la recuperación de una dolencia.

La comunicación es esencial en la Medicina Integrativa.

Por ejemplo, si la comunicación celular es óptima, hay armonía y salud en el organismo; de la misma forma el ser humano debe comunicarse de manera saludable con el medio ambiente que habita y con las personas con las que convive.

Podríamos decir que la Medicina Integrativa se ocupa de mejorar la comunicación del individuo en todos los aspectos de su existencia.

Principios de la Medicina Integrativa
  • Basada en evidencia científica
  • Centrada en el cliente
  • Importancia de las relaciones (elemento central terapéutico)
  • Global (mente/cuerpo/espíritu, social, comunidad y ambiente)
  • Prácticas de salud fundacionales (nutrición, ejercicio, sueño y manejo del estrés)
  • Prevención
  • Se ocupa de la capacidad innata de curación del organismo
  • Identificar y remover obstáculos para la capacidad natural de curación
  • Terapias menos invasivas primero
  • Integrar modalidades complementarias cuando sea clínicamente indicado

La medicina integrativa como modelo transformativo

Equilibrar el organismo

El cuerpo humano está compuesto materialmente de átomos y moléculas; y anatómicamente de células, tejidos, órganos, aparatos y sistemas. Estos componentes se originan de dos células que aportan cada una 23 ADN cromosomas, una célula gonadal femenina (óvulos) y una célula gonadal masculina (espermatozoides).

Al unirse en la fecundación forman 23 pares de cromosomas o ADN, a partir de donde se multiplican, crecen, y se desarrollan hasta adquirir la forma adulta. Físicamente generan y captan ondas electromagnéticas, convirtiendo al cuerpo en un productor y consumidor de energía, razón por la cual el flujo e intercambio de energía es esencial para la vida.

La proporción de los átomos constitutivos del cuerpo humano es:

Oxigeno (O)             65%

Carbono (C)             18%

Hidrogeno (H)          10%

Nitrógeno (N)           3%       =          96%

Calcio (Ca)              1,5%

Fósforo (P)                 1%       =          98,5%

Además de sodio, potasio, magnesio y otros átomos biogenos pero en proporciones menores.

El ADN humano sano trae una carga genética donde apenas el 2,5% es usado para la información de la herencia (genotipo y fenotipo) y el 97,5% de la concentración genética es utilizada para la mutación de adaptación constante al medio ambiente interno y externo. Un cuerpo humano sano funciona de forma armónica y constante.

Su individualidad es dada por su ADN y mantenida por su sistema inmune (sistema de defensas), cuyo órgano rector es el timo. Funciona intercambiando continua y constantemente gases a través de su aparato respiratorio absorbiendo nutrientes en el sistema digestivo, previa digestión de los alimentos. Estos nutrientes son transformados en energía, hormonas, coenzimas, neurotransmisores, sensores de intercomunicación intercelulares y son distribuidos en toda la economía corporal por el sistema circulatorio. Es administrado permanente y constantemente por el sistema nervioso. Los desechos del metabolismo son eliminados por el tubo digestivo en forma de materia fecal, a través del sistema urinario en forma de orina, a través de la piel en forma de sudor.

El cuerpo humano posee 50 a 70 billones de células aproximadamente que trabajan de manera interdependiente. La materia humana vive en un equilibrio biológico. Fuera de sus células posee aproximadamente 200 billones de bacterias y hongos que le ayudan en su equilibrio vital.

Recuperar y mantener este equilibrio es la premisa de la Medicina Integrativa. Mediante modernas herramientas de diagnóstico y tratamiento de comparada y comprobada efectividad se ocupa de reparar las deficiencias y proporcionar salud, atendiendo las necesidades de, por ejemplo, los átomos constitutivos del organismo de forma directa. Se ocupa del ADN y del medioambiente donde se desarrolla.

El sistema inmune: eje central de la Medicina Integrativa

Las enfermedades, en muchas ocasiones, aparecen como consecuencia de malos hábitos alimenticios y conductuales, que provocan un debilitamiento del sistema inmune.

Mantener el organismo desintoxicado y un sistema inmune sano y fuerte es la manera más efectiva de evitar la enfermedad. La Veró cuenta con programas, tratamientos y profesionales dedicados exclusivamente a este fin.

El primer paso es la inmunomodulación (volver a equilibrar el organismo), seguida de la inmunoestimulación (revitalización) mediante tratamientos específicos. Una vez logrado esto, el organismo está listo por ejemplo para regenerarse mediante células madre.

La inmunomodulación es una alteración inducida de la inmunidad, y se realiza mediante una sustancia que actúa regulando el sistema inmune, mediante el aumento o la disminución de la capacidad de producir anticuerpos. La Veró ofrece tratamientos específicos de inmunomodulación: con plasma rico en plaquetas (PRP) y con proteínas.

La Inmunomodulación con Proteínas urinarias consiste en la inyección intramuscular de una vacuna preparada a partir del plasma y la proteína de cada cliente, tras la administración de la vacuna el cliente recupera aquellas proteínas, además de proporcionar células que poseen capacidad regenerativa por lo que tiene un efecto revitalizante.

La inmunoestimulación, por su parte, busca fortalecer el sistema inmune. En La Veró ofrecemos Ozonoterapia, pero la complementamos con un completo plan de revitalización integral diseñado para cada cliente. Además implantes de células madre fetales cultivadas en nuestro laboratorio propio.

La nutrición del organismo

El cuerpo humano se nutre de tres maneras: sólidos, los alimentos que consumimos; líquido, lo que bebemos; y gaseoso, lo que respiramos. En orden de jerarquía lo más importante para el organismo es el oxígeno, seguido del agua y de los alimentos. Este conjunto es el que aporta la vida.

La composición del aire tiene 70% de nitrógeno, 5 a 10% de otros gases, y solo 20 a 25% de oxígeno. Los pulmones filtran el aire a través del alveolo para que el oxígeno llegue a nutrir el organismo. La falta de oxígeno en la sangre hace que algunas células dejen de funcionar apropiadamente, comprometiendo el buen desempeño de los órganos y sistemas del individuo.

La Medicina Integrativa que se practica en La Veró se preocupa de esto y atiende las deficiencias de oxígeno con tratamientos innovadores de comparada y comprobada eficiencia que activan las células dormidas. Contamos con tratamientos como la oxigenación hiperbárica, que es un tratamiento médico que se suministra a través de sesiones de oxigenación estando el cliente dentro de un equipo especial llamado “cámara hiperbárica”: un recipiente hermético en el que se mantiene presión con aire o con oxígeno. También recomendamos a los clientes tratamientos con ozono.

Así también, la Medicina Integrativa se ocupa de la nutrición líquida del organismo. El cuerpo desprende acidez en sudor, el aliento, la orina y la materia fecal. Todos los desechos del cuerpo humano son ácidos.

Según investigaciones, científicos Japoneses confirmaron que el consumo del agua alcalina ayuda al organismo a eliminar los desechos ácidos, que produce el proceso natural de la digestión. Si estos desechos no se eliminan de manera rápida, hacen que el pH de la sangre se altere creando así todo tipo de problemas. Esos desechos son inevitables pues están contenidos en los alimentos que consumimos.

El agua alcalina es un tipo de agua ionizada que actúa como un potente y natural antioxidante, con capacidad de ayudar al organismo a eliminar los desechos ácidos que produce el proceso natural de la digestión, corrige a su vez el balance ácido/alcalino del cuerpo, regenerando las células y combatiendo diferentes signos del envejecimiento, previendo el desarrollo de enfermedades y combatiendo problemas comunes como el reflujo ácido.

En La Veró proponemos un tratamiento con agua pura y alcalina para tratar la acidez corporal y retrasar el envejecimiento desde su interior. Comprobamos que al tomar diariamente entre 5 y 6 vasos de “Esencial”, un producto exclusivo, el organismo preserva su equilibrio al mantener la sangre ligeramente alcalina, que es su estado natural.

El consumo diario de 1 a 2 litros de agua alcalina ionizada, fomenta la vitalidad física, mental y se eliminan impurezas ácidas retrasando el deterioro del organismo.

Diariamente consumimos una gran cantidad de comida rica en grasas, azúcares y ácidos úricos, todo esto en un ambiente de ansiedad, apuro y estrés, que nos genera un gran malestar, pesadez y principalmente mala digestión y acidez. El resultado final, una diabetes descompensada, crisis de hipertensión, ataque de gota, náuseas y sobrepeso solo por citar algunas más comunes.

La Medicina Integrativa también resalta el papel fundamental que ejerce la nutrición a la hora de producir mejoras en los clientes a través de un programa nutricional individualizado y ajustado a sus necesidades.

En La Veró el cliente pasa por una anamnesis alimentaria nutricional, que permite obtener información objetiva que refleja la historia dietética del cliente a partir de la cual se podrá intervenir con un tratamiento adecuado. Además, los profesionales observan los resultados de la Biorresonancia Magnética Cuántica y diseñan un plan nutricional basado en los hábitos normales del cliente pero mejorando la calidad de su alimentación. También miden el pH del organismo para apuntar todos los esfuerzos a que el individuo tenga una dieta que permita tener un cuerpo alcalino, sin acidez.

Además, en La Veró proponemos la Solución Digestiva, que con sólo 3 gotas diluidas en medio vaso con agua, después de las comidas, ayuda a que el organismo asimile lo bueno y elimine lo malo que ingerimos.

También contamos con el Kéfir, producto lácteo fermentado mediante hongos y bacterias, que constituye un alimento probiótico. Su principal virtud se resume en regenerar y equilibrar el delicado ecosistema de nuestra flora intestinal. Es un alimento que está indicado para las personas que presentan dificultad para la absorción gastrointestinal y tiene efecto desintoxicante, regenerador de la flora intestinal y estimula las defensas. También tiene uso externo, como una crema curativa por su propiedad antiséptica en el tratamiento del acné, eccemas, alergias. Mejora el estado de piel y cabello.


Terapia Celular

En Clínica La Veró aplicamos protocolos de investigación en ciencias básicas, biología, química, bioestadística, física cuántica y farmacología, además de desarrollar investigación en inmunología molecular y general.

Nuestros equipos son de alta precisión, como nuestra cámara de Bioseguridad Tipo 2. Contamos con ambiente estéril apto para cultivo y conservación de células, tejidos y órganos; y nuestra logística de mantenimiento está integrada por ingenieros biomédicos, físicos médicos, biólogos y químicos.

Realizamos terapias celulares administrando factores bioactivos, ingeniería de tejidos y terapia génica.
Contamos con un banco propio de células madre fetales cultivadas, que la ciencia ha comprobado brinda beneficios únicos en pacientes sin otras opciones terapéuticas y sobre todo bajo un estricto control científico.

Galardonados en Europa

A nivel local, desde el año 2012 pasamos las más rigurosas inspecciones y controles del Ministerio de Salud Pública, lo que nos valió la habilitación íntegra de la clínica y de nuestro laboratorio, en los más altos niveles de calidad.

A nivel internacional, hemos sido galardonados en 2017 con el European Quality Award (Premio Europeo a la Calidad), en reconocimiento a nuestra calidad elevada de acuerdo con las normas europeas.


Dirección

Herrera 933 e/ EEUU
Asunción, Paraguay


Teléfonos

021 452 400
0992 444 620


Email

recepcion@lavero.com.py


Emergencias

0983 616153


Todos los derechos reservados © Clínica La Veró, 2021

Políticas de privacidad

Desarrollado por melimeraki