Magnetoterapia

La cura mediante el imán se conoce desde hace siglos. La palabra magneto (equivalente en español a imán) deriva de la antigua ciudad griega de Magnesia donde se explotaba el material magnético, el óxido ferroso férrico, como materia prima. Existen leyendas no documentadas que señalan que los chinos ya conocían y utilizaban el imán 4 500 años antes de Cristo.

El polvo magnético se utilizaba antiguamente con objetivos curativos, por ejemplo en forma de pastillas por vía oral, de enemas, cataplasmas o se utilizaba para preparar “bebidas de la eterna juventud“, etc. Las cataplasmas con polvo magnético fueron particularmente efectivas en la sanación de heridas o en estados post accidentales, también en el caso de dolores de articulaciones o de la columna e inflamaciones articulares causados por una contusión

Con la palabra magnetoterapia se define la aplicación con fines terapéuticos de un campo prevalentemente magnético originado por frecuencias bajas y altas.

La Magnetoterapia regenera las células perjudicadas mejorando la cinética enzimática y repolariza las membranas celulares, por otro lado, produce una acción antiestrés y promueve una aceleración de todos los fenómenos reparadores con una acción directa bioregenerante, reduce en un 50% los tiempos de recuperación de las fracturas. Su aplicación también es muy importante para la circulación capilar (microcirculación), antiinflamatoria, antiedematosa, antiálgica y sin efectos colaterales.

La Magnetoterapia es una forma de fisioterapia que utiliza la energía electromagnética y es un tratamiento eficaz, seguro, indoloro y no invasivo. Los campos magnéticos interactúan con las células favoreciendo la recuperación de las condiciones fisiológicas de equilibrio.

Beneficios

  • Reducción del dolor crónico localizado
  • Reducción de las inflamaciones
  • Reducción del tiempo de sanación de fracturas y heridas

 

Referencias científicas

    • Malmivuo, Jaakko; Robert Plonsey (1994). Bioelectromagnetism : principles and applications of bioelectric and biomagnetic fields. Nueva York: Oxford University PressISBN 978-0195058239.
    • Thomas, A.W; White, K.P; Drost, D.J; Cook, C.M; Prato, F.S (2001). «A comparison of rheumatoid arthritis and fibromyalgia patients and healthy controls exposed to a pulsed (200 μT) magnetic field: effects on normal standing balance». Neuroscience Letters 309 (1): 17-20. doi:10.1016/S0304-3940(01)02009-2.
    •  Shupak, Naomi M; Prato, Frank S; Thomas, Alex W (2004). «Human exposure to a specific pulsed magnetic field: effects on thermal sensory and pain thresholds». Neuroscience Letters 363 (2): 157-162. doi:10.1016/j.neulet.2004.03.069.
    • Magnetos para el dolor (en inglés) – National Center for Complementary and Integrative Health (NCCIH) https://www.nccih.nih.gov/health/magnets
Category
Aparatos

Todos los derechos reservados © Clínica La Veró, 2021

Políticas de privacidad

Desarrollado por melimeraki