Tratamientos

Medicina Integrativa

Plasma Rico en Plaquetas (PRP) localizado

La terapia de Plasma Rico en Plaquetas (PRP) se utiliza como medicina regenerativa, aplicada a diferentes patologías sistémicas y localizadas. El PRP proporciona diversos factores de crecimiento y proteínas que pueden estimular al proceso de regeneración celular, representa un factor importante para su uso clínico generalizado, en diferentes tejidos en donde el suministro de sangre es lento o limitado y apoya la recuperación, cicatrización, activación biológica de células de defensa, estabilización en la regeneración celular y tisular, teniendo uso clínico en casi todas las especialidades.

Volver a tratamientos

Artículo de interés

El PRP se define como una fracción de plasma obtenido de sangre autóloga que tiene una concentración de plaquetas superior a la del plasma en condiciones basales. El PRP contiene no solo un alto nivel de plaquetas, sino también de los factores de crecimiento que son secretados activamente por las plaquetas.

Con fines estéticos, el plasma rico en plaquetas actúa incrementando el grosor de la capa más superficial de la piel, mejorando el aspecto de arrugas, cicatrices y estrías. Además, estimula las células dérmicas y reorganiza las fibras de colágeno y elastina, por lo que con su utilización se consigue una piel más tersa, luminosa y de mejor calidad.

Actualmente, la bioestimulación plaquetaria también se utiliza para otros tratamientos, como la corrección de las estrías (puesto que al utilizar plasma del propio paciente no existe ningún riesgo de rechazo a la sustancia y se garantiza un buen resultado), la degeneración de articulaciones, quemaduras o pérdidas de piel después de cirugías y heridas abiertas por úlceras.

¿En qué consiste?

Esta técnica consiste en la extracción de plasma del propio paciente, obtenida de una muestra de sangre que se inyecta en la zona deseada para lograr la regeneración celular de los tejidos. Las principales ventajas de esta técnica son la seguridad y la eficacia.

Preparación para el tratamiento del plasma rico en plaquetas

La bioestimulación con plasma rico en plaquetas se realiza en consulta. Tras limpiar y preparar la zona a tratar se aplica una crema anestésica y se extra la sangre al paciente. Se centrifuga, se separa el Plasma Rico en Plaquetas  y se activa con calcio. En 30 minutos podemos disponer de un concentrado de Factores de Crecimiento suficientes para el tratamiento.

Ozono y factores de crecimiento

La razón por la que a veces se utiliza ozono con los factores de crecimiento, es porque es un potente desinfectante, antibacteriano, antivírico y antimicótico y además posee una extraordinaria capacidad antioxidante y por lo tanto, al tiempo que estimula la desintoxicación ayuda a oxigenar el tejido. Si el paciente ya está recibiendo sesiones de Ozonoterapia se reserva una pequeña cantidad de su sangre y se utiliza para extraer las plaquetas partiendo de esa sangre ya ozonizada.

La otra opción, si el paciente no está sometiéndose a un tratamiento de Ozonoterapia, es proceder a la extracción de un poco de sangre, obtener las plaquetas y luego ozonizarlas en el interior de la propia jeringa que se utiliza para la reinyección. Aunque la utilización de factores de crecimiento por sí solos permite ya obtener resultados excelentes, los casos en los que se enriquece con ozono se debe a otras razones, por ejemplo para aquellos casos en los que se necesita un apoyo extra para lograr la regeneración.

Tratamiento de lesiones

Mediante una técnica integrativa que se realiza mediante la infiltración de plasma rico en factores de crecimiento, Ozonoterapia, colágeno y medicación antiinflamatoria , se pueden regenerar las estructuras afectadas.

Las aplicaciones son múltiples. Desde artrosis, tendinopatía, esguinces, contracturas musculares, problemas de hernias de disco, ciática, lesiones en la fascia plantar, problemas del manguito de rotadores, meniscopatías o problemas mío faciales, entre otros.

Lo primero que se realiza es un buen diagnóstico clínico y se contrasta con pruebas complementarias, tales como la ecografía, la radiografía o la resonancia magnética nuclear.

Con esa información se lleva a cabo un estudio individualizado en cada caso para poder calcular así la dosis necesaria de cada componente: colágeno, factores de crecimiento, porcentaje de ozono, y qué tipo de medicación será la más adecuada.

Lo más importante es que es un tratamiento regenerativo. Es decir, va al origen del problema, no solamente trata el síntoma. Va a solucionar el problema de base. Además de ello, al ser un tratamiento regenerativo, tiene cero posibilidades de efectos secundarios. Además, los resultados son extraordinarios. Un 95% de los pacientes obtiene una excelente mejoría y se consigue evitar la cirugía en un altísimo porcentaje de los casos.

Los resultados son permanentes siempre y cuando se acompañen de ejercicio físico y tratamiento preventivo. No obstante, es conveniente llevar a cabo una consulta de seguimiento a los 6 meses y al año para revisar la lesión y así dar al paciente las indicaciones precisas para mantener el estado de salud, evitando que haya recidivas en la lesión.

La Veró © Todos los derechos reservados 2023